Presentación Wuemby Jones y el misterio del subsuelo

Presentación Wuemby Jones y el misterio del subsuelo

lunes, 14 de noviembre de 2011

María del Pino. Reseña: Artemis. El Origen del Mal por la Biblioteca Imaginaria.

Muy buenas tardes.


          Aproveho que hoy estoy en casa para enlazar en mi Blog la reseña y entrevista que me han hecho en "la Biblioteca Imaginaria" a manos de Elena Montagud, una chica muy simpática.




RESEÑA:
_______________________________

Título: Artemis. El origen del mal

Autor: María del Pino

Editorial: JM Ediciones

Págs: 408

Precio: 20 €



Artemis. El origen del mal es la segunda novela que sale a la luz de María del Pino, una joven cordobesa que pone toda su pasión y cariño a la hora de escribir sus historias.

Esta novela nos sitúa en el siglo XIII, en el que ya sabemos que se produce un gran avance cristiano en aquellas regiones hispánicas que estaban ocupadas por musulmanes. En Artemis vamos a encontrar tanto de un bando como de otro, pero en realidad no es lo que importa. María no quiere hablarnos de las batallas que se produjeron por aquel entonces, sino que nos quiere transmitir una bella, y también trágica, historia de amor.

La novela está escrita en primera persona, narrada por Alejandro, el cual nos va a contar su vida desde que era un crío hasta el momento cumbre de la historia. Vamos a conocer todo el sufrimiento que haya podido pasar el personaje, y es precisamente ese sufrimiento el que le hace convertirse en Artemis al unirse al bando musulmán. Así pues, Alejandro se convierte en un despiadado asesino con ansias de sangre y venganza. Es sólo una persona la que podrá cambiar la podredumbre  de su corazón por belleza: ésa es Amadis, una hermosa muchacha. Con el paso del tiempo ambos personajes se enamorarán, y precisamente es el amor el que cambia a Artemis. Pero la felicidad y la paz no pertenecen a su vida y una serie de derroteros volverán a cernirse sobre él y esta vez, también sobre su amada.

Como podemos apreciar, Artemis. El origen del mal es una novela de aventuras, también una historia de amor y de tragedia. Una historia que intenta hacer recapacitar a los lectores y demostrarles que no todo es blanco o negro, que no se es bueno o se es malo, que gracias al amor uno puede cambiar. Es el amor uno de los ejes de esta bella historia, pero también lo es la ciudad de Córdoba, la cual se convierte en escenario de la sangre pero también de la dicha.

María del Pino ha puesto todo su empeño en los personajes, que a mi parecer están muy cuidados y llegan a caer o muy bien o muy mal. Los dos que están trabajados con más acierto son los protagonistas: Artemis y Amadis. Él es una especie de ángel caído y ella es precisamente el ángel blanco. No obstante, todo ángel caído puede cambiar y volver a ser un ángel que suba al cielo.

Ni por un instante la narración decae. María nos tiene en vilo durante toda la novela con una prosa sencilla pero eficaz y una narración agitada, llena de sobresaltos, tal y como lo es la vida de los personajes de esta historia. No necesita inmiscuirse en historia o en grandes descripciones, con apenas un par de pinceladas consigue que los lectores se imagen el ambiente, los escenarios, las indumentarias, etc.

Está bien claro que a la autora le apasiona la literatura pues en esta novela ha puesto mucho de sí misma y la ha trabajado con esmero y cariño. Y además, ha dibujado ella misma las ilustraciones que aparecen en toda la novela. Por eso, felicitarla desde aquí y animar a todos los lectores a que se hagan con la novela y disfruten de las aventuras de Artemis y Amadis.

Elena Montagud

 
 
_______________________________

         Entrevista:


Antes de nada, María, háblanos un poco sobre ti: a qué te dedicas, cuáles son tus aficiones, qué te gusta hacer en tu tiempo libre…

Soy estudiante de Bachiller de Humanidades y mis aficiones son escribir, dibujar, pintar al óleo, patinar y aprender idiomas de cuando en cuando... Cuando tengo tiempo libre, hago eso.

En cuanto al gusto por la literatura, ¿cómo empezó?

Desde muy chiquitita me gusta dibujar y escribir. No sabría explicar cómo comenzó, ya que simplemente desde pequeña lo hago. Primero, antes de saber leer o escribir, a través de dibujos, y luego ya, con palabras.

¿Cuáles son tus autores de cabecera?

Los que me inspiran, usualmente, son algunas poesías del siglo de Oro como las de Luis de Góngora. Cuando estudiaba dichos poetas en Lengua Castellana y Literatura, pensaba que eran grandes y que me gustaría parecerme a ellos en esa belleza y musicalidad a la hora de escribir versos. Ahora estoy con la saga de Ramón Cerdá, un escritor valenciano que me está sorprendiendo y el cual admiro bastante. Eso sin mencionar a muchos de los escritores cordobeses que conozco y sé que conoceré. También he de decir que Stephenie Meyer me gustó bastante cuando la leí.

¿Hay algún libro que leerías una y otra vez?

Creo que pronto estoy a punto de descubrirlo, ya que le eché un ojillo por encima a una novela de amor (mientras iba de copiloto en el coche) y me quedé en el cuarto capítulo. Lo dejé porque estaba con otro que quería terminar y sabía que si continuaba, no acabaría el otro.



 



¿Cómo compaginas la escritura con los estudios?

Pues el año pasado tengo que admitir que muy mal, por diversas cosas (entre ellas publicar el primero) no pude asistir a las clases; pero espero este año poder lograrlo y continuar.

Pasando a tu novela, Artemis. El origen del mal: ésta está ambientada en el siglo XIII, pero considero que en realidad no es una novela histórica. ¿Cómo la definirías tú?

Artemis no es para nada una novela histórica. Yo creo que apenas tiene una pincelada para situar al lector en la época. Es su hermana Más de un Mañana, la que tiene más datos, aunque claro, tampoco es histórica pura, sino romántica. Artemis podría decirse que es trágica o negra como algunos dicen.

Por lo que he estado leyendo, en realidad estás trabajando en otra novela, la cual junto con las otras dos compondrán una trilogía. ¿Cuál es el nexo de unión entre las tres?

Lo explicaré con un ejemplo: Yo digo que son como un mismo río. La primera (Más de un Mañana) es el comienzo, donde nace, mientras que la tercera (Don Fernando. La Eterna Unión) será la continuación, es decir, su desembocadura al mar. La segunda (Artemis. El Origen del Mal) es como un afluente que va al río para unirse en la primera parte. Por lo tanto, ésta podría leerse antes, después o entre medias.



 



En cuanto a los personajes, lo cierto es que son muy curiosos e intrigantes. Me llama la atención que Artemis sea descrito como un muchacho andrógino. ¿Por qué lo construiste así?

Pues no sé por qué lo hice. Simplemente surgió así de bello en Más de un Mañana. Y, ¿por qué dije que es de belleza comparable a la femenina? Pues porque imagino que en esa época los hombres no serían tan finos como ahora, que incluso se depilan, sino más bien, muchos de ellos, rudos. Así que pensé que un joven apuesto y estético, sin rasgos duros, podría definirse perfectamente como un Adonis, al que si encima le añado ciertos rasgos femeninos, parecería más una mujer aunque se supiese que no lo es.

En cuanto a los dos protagonistas, el masculino y la femenina, podríamos definirlos como contrarios: él encarna todo lo dionisíaco, demoníaco podríamos decir también, y ella en cambio es el ángel blanco. Sin embargo, acaban unidos por el amor. Me parece que éste juega un papel importante en la novela.

Sí. Además de eso, creé a tres hermanos diferentes. El lado opuesto a Artemis es su hermano Adriano, y en el centro, aún más difuso, Fabio, el hermano mayor. Luego, ha sido jugar constantemente con el bien y el mal durante toda la novela. Haciendo que los que se supone que han de ser buenos sean malos, que los malos sean buenos a la vez que demonios, y haciendo que los buenos padezcan en el cruel mundo en el que viven rodeados por esa inestabilidad social.

Es más, podríamos decir que Artemis. El origen del mal es una historia de muerte y amor, elementos también contrarios.

Hay un dicho que dice: “del amor al odio hay un solo paso”. Pues quería demostrar parte de ello en diferentes ámbitos.



 



Eres también una apasionada de tu ciudad. Está claro que en tus novelas tiene una gran importancia, al igual que el amor, pues es el marco en el que se desarrolla ese sentimiento. ¿Has pensado en escribir una novela en la cual la ciudad cobre vida, es decir, que sea un personaje como otro más que un marco?

En la novela anterior, la Mezquita, el puente romano y el río cobran una importancia muy grande, pues la protagonista, Álika, ama con todo su corazón a su ciudad. Tanto es así, que arriesga su vida por ella.

Antes de Artemis, escribiste una primera novela, la cual también fue publicada. ¿Has notado alguna evolución?

La he notado bastante, pero aún sé que debo ver más resultados. Necesito aprender y leer mucho para poder llegar a ser algún día una buena escritora. Aunque creo que me deberé pasar la vida aprendiendo y me faltaría para seguir.

¿Qué es lo que pueden encontrar los lectores en tu literatura?

Intento que encuentren entretenimiento y sentimientos como la alegría, la esperanza y la ilusión (por ejemplo en la primera) o que piensen que pueden ocurrir cosas malas que se escapan de las manos (como en la segunda) y que vivan lo bueno que tienen.

En cuanto a tus proyectos actuales, ¿qué tal van?

Pues estoy escribiendo la tercera de la trilogía que será (creo) la más corta y quiero terminar mi proyecto fantástico, al cual solamente le queda pulirlo. Después, Julio Merino, el editor de mi segunda novela, tiene mucha fe en que me presente a Premio Planeta. Pero no sé si abarcaré ya a tanto... De todas formas, lo intentaré.

Por último, María, nos gustaría que dieses algún consejo a aquellos escritores, jóvenes como tú, que intentan abrirse un hueco.

Como siempre digo, o deseo transmitir, es que si algo (ya sea escribir, pintar, bailar, cantar, etc.) te gusta realmente, lucha por ello. El “No” siempre está ahí, y quién sabe, lo mismo algún día se transforma en un glorioso “Sí”. Creo que aunque solamente sea para uno mismo y para los que le rodean, uno debería hacer lo que le gusta, pues es algo que sale del corazón y no hay que desaprovechar ese bonito sentimiento interno.

Elena Montagud

 
Entrevista y reseña por Elena Motagud, de la Biblioteca Imaginaria.